Pedro Meneses es el nuevo leitor

En 2019, Pedro Meneses, doctor en Ciencias de la Literatura de la Universidad de Minho en Portugal, llegó a Colombia como Profesor Visitante de lenguas y literatura gracias al convenio que tiene el Instituto Camões con la Universidad de los Andes (Leitorado). Le preguntamos sobre sus expectativas, sus autores favoritos y sus recomendaciones personales en música, literatura, cine y arte portugués.


IMG_888341

Cuéntanos sobre tu trayectoria profesional.

Yo hice un pregrado en Estudios Portugueses, para enseñar, y empecé a trabajar en 2009. Durante 2009-2012 hice una maestría en Cine y Literatura mientras enseñaba lengua portuguesa para extranjeros, y durante ese tiempo también enseñaba teoría literaria y literatura portuguesa moderna y contemporánea. Terminé la maestría y en 2013 empecé el doctorado y defendí mi tesis en 2018. Ese doctorado fue sobre un escritor portugués muy importante, como un clásico vivo, que se llama Gonçalo M. Tavares. Y después del doctorado trabajé un semestre en Portugal, enseñaba portugués a alumnos portugueses y también literatura en la facultad, siempre trabajé en la facultad allá. Además he publicado artículos, ensayos sobre Gonçalo M. Tavares… también sobre otros autores, pero más que nada sobre Gonçalo M. Tavares.

¿Por qué aceptaste ser leitor aquí?

Porque me parece que la Universidad de los Andes es muy organizada, que nos ofrece buenas condiciones de trabajo. Y porque es un desafío muy grande. Y me parece también que el país está creciendo, me parece… en muchas cosas me parece que está estable, por eso acepté.

¿Ya conocías Colombia? ¿Qué te ha parecido?

No, no conocía. Sólo alguna poesía, Álvaro Mutis, Gabriel García Márquez… Me parece un país muy grande porque Bogotá tiene tanta población como Portugal entero. Me gusta mucho la montaña, tener la montaña cerca es muy lindo. Y me parece también un país ordenado, con gente amable. Me gusta.

  ¿Qué esperas conseguir como leitor acá?

Espero que la cultura portuguesa esté más presente en Colombia, es un objetivo muy grande pero espero contribuir un poquito para eso y contribuir para la dinamización de la cultura, de las actividades acá y también si es posible, desarrollar mi investigación académica en el área de estudios portugueses y mucho más: hacer artículos, ensayos, trabajos creativos también.

¿Cuál crees que es la importancia de la creatividad para la difusión de la cultura portuguesa?

La creación es importante para la vida, para descubrir lo que todavía no se conoce de sí mismo: “Se habla desde el fondo de lo que no se conoce, desde el fondo del proprio subdesarrollo” (Deleuze). Lo de los trabajos creativos lo dije para expresar un deseo de experimentaciones, intensidades, afectos. Pero no tengo en mente nada en específico.

¿CuIMG_8882 (1)áles crees que serán tus mayores desafíos?

Los mayores desafíos serán conseguir e intentar que los estudiantes y los colombianos puedan conocer otros escritores, otros directores de cine, otros cantantes portugueses. El mayor desafío es participar activamente en las actividades de Uniandes, que es una universidad muy grande, con mucha actividad, e intentar ser uno más que ayude a la universidad a ser cada vez más grande.

 

¿Autores favoritos además de Gonçalo M. Tavares?

Bueno, a mí me gustan muchos autores como Clarice Lispector, una autora brasileña, me encanta. Cada frase es un mundo. Camões parece un autor que escribió no hace 500 años sino ayer, parece que publicó ayer su libro.  Manoel de Barros, otro autor brasileño, Fernando Pessoa… creo que son todos autores que nos enseñan a comprendernos mejor y a comprender mejor la naturaleza humana, que siempre es difícil. No existe una fórmula para el ser humano, desde los griegos ya sabían que es así, entonces cada uno intenta comprender un poco más lo que es ser humano, lo que es vivir, y para mí si la literatura no nos ayuda a eso, a vivir mejor, a comprendernos, entonces no… si es meramente técnica, para mí no tiene mucho interés.

¿Algún libro que te haya gustado mucho de los últimos que has leído?

Te voy a decir uno de los que estoy leyendo, no el mejor, pero puede ser: Así habló Zaratustra, de Nietzsche. Es un libro que no se cataloga como literatura pero literariamente es muy bueno, y muestra lo que es el humano en la modernidad, en el tiempo que estamos viviendo, en un tiempo de mucha velocidad en el que tenemos que usar muchos medios técnicos y hay muchas distracciones, ¿verdad? Ese libro fue escrito en el siglo XIX, pero en el siglo XXI sigue describiendo lo que es el humano en este contexto actual. Y muchas veces la velocidad nos hace… yo tengo miedo de que nos puede hacer menos humanos, menos amables, menos atentos al otro y creo que en ese libro de Nietzsche sí queda muy claro que el destino del humano es la alegría, pero una alegría especial. No es la alegría de la fiesta tonta, mas la da intensidad, de la ética y del deseo. Estoy leyendo también un ensayo importante de Estanislao Zuleta, “Elogio de la dificultad” que, desde mí punto de vista, continua el análisis nietzschiano y situacionista: en la contemporaneidad, se desea el fin del obstáculo, el aburrimiento, pero también la suspensión aburrimiento a través de la diversión, un camino que genera más angustia e irritación…

Si una persona quisiera empezar a familiarizarse con la cultura portuguesa, ¿qué le recomendarías?

Bueno, de películas le recomendaría tal vez “Aniki-Bóbó”, que es una película de inicios del siglo XX de Manoel de Oliveira y ahí se retrata el Portugal de ese tiempo, pero también tiene todo lo que describe y caracteriza al ser humano: el amor, la muerte, el miedo… una historia de niños muy linda. Y una película inmortal. Y en términos cinematográficos, Manoel de Oliveira ya hacía cosas que los neo-realistas italianos iban a hacer unos años más tarde.

 

Otra puede ser “Os Lusíadas”, de Camões, porque es un texto del siglo XVI sobre un viaje a India pero mucho de lo que está ahí es actual, todo lo que experiencia un viajero está ahí: el conflicto con el otro, la desconfianza, la amabilidad, la hospitalidad… me parece un gran texto. Tiene muchos episodios de la cultura y de la historia portuguesa, es un texto muy rico porque tiene ese entusiasmo por los descubrimientos pero tiene también melancolía, tiene comedia… es una epopeya en la que se encuentra todo lo que define al ser humano, hasta la melancolía y el sufrimiento… todo está ahí y me parece un texto muy importante, no solamente para conocer la cultura portuguesa y la historia de Portugal, sino más para conocer al ser humano, es un texto muy bien escrito. Hay una conjugación muy grande entre la musicalidad del texto y el contenido, las ideas: todo está en un punto muy elevado técnicamente, el contenido está en un punto muy alto.

En la música… a mí me gusta una banda que se llama A Naifa. El fado muchas veces tenía que ver con sentimientos nobles, de grandeza, pero eso no es muy humano. El humano tiene todo. Y A Naifa canta muchos poetas portugueses contemporáneos, entonces uno escuchando su música también está aprendiendo lo que es la literatura portuguesa actual. Por ejemplo, cantan Adilia Lopes y nos muestran otro lado del humano que muchas veces la poesía no canta. Siento que mucha de la poesía y del fado tradicional quieren mostrar apenas el lado de la belleza, pero el mundo es una mezcla de lo bello y de lo feo, de todo junto, y yo creo que A Naifa nos muestra eso, son muy realistas e irónicos. Y me gusta ese estilo.

En la escultura me gusta un escultor que se llama  Rui Chafes, que no es un escultor muy… digamos, portugués, porque se inspira en los románticos alemanes, pero es una obra notable. En la pintura yo diría un hombre como Gaëtan que tiene una serie de dibujos con su mano izquierda llamada “Arte de fuga”. Él pinta y dibuja con la mano derecha pero decidió hacer un ciclo con su mano izquierda y me gusta porque es como conocer una parte de nosotros que está como oculta, que es la mano izquierda. Es una mano menos técnica, menos civilizada, digamos, más bruta, más animal. Me parece una idea muy buena porque muchas veces la eficiencia, la técnica, la idea de hacer todo bien y todo en orden provoca efectos muy malos y es como una forma de descubrir otro lado del humano.